Microalgas Marinas

Las microalgas marinas, como Chlorella, Nannochloropsis o Tetraselmis Chuii, entre otras, tienen una historia con una huella de 3400 millones de años. Han formado parte de la dieta humana y animal durante varios siglos.

Varios estudios han demostrado que consumir microalgas marinas es enormemente beneficioso para la salud humana.  

 

 

Conozca la microalga Chlorella marina: EL MAGO VERDE

La Chlorella marina apareció hace más de 3000 millones de años y fue el primer organismo vegetal con un núcleo bien definido.

Existen fósiles del período precámbrico que indican claramente la presencia de Chlorella. Los científicos apuntan a que, durante el período inicial la atmósfera terrestre, habría estado compuesta de gases letales tales como el amoníaco, el metano y el dióxido de carbono. Esta teoría sostiene que los organismos vegetales como la Chlorella desempeñaron un papel fundamental en la transformación de esos gases letales en un entorno capaz de soportar la vida de las plantas y los animales mediante la fotosíntesis (el proceso responsable de eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera y liberar enormes cantidades de oxígeno).

La microalga Chlorella fue descubierta en 1890 por el microbiólogo holandés M. Beijernick, gracias a la fascinación que sintió mientras observaba una laguna verde oscura que lo llevó a examinar su agua a nivel microscópico. 

   

UNA SALUD PROVENIENTE DEL OCÉANO

Las microalgas han sido cultivadas por la humanidad durante siglos debido a sus valiosos compuestos bioactivos.

Las microalgas marinas Chlorella de Alguimya son producidas por Buggypower, el primer productor de microalgas de Portugal, en fotobiorreactores cerrados propios en Porto Santo. Esta isla situada en el océano Atlántico Norte ofrece los beneficios de días soleados durante todo el año, agua de mar prístina y aire limpio para un equilibrio que favorece el crecimiento perfecto. En comparación con el agua dulce, el agua marina ofrece la ventaja de altas concentraciones de nutrientes inorgánicos, oligoelementos como el yodo y el selenio, y bajas cargas bacterianas.  

   foto-grupo.jpg

 

SUPERALIMENTO: UN MICROINGREDIENTE CON MACROBENEFICIOS

La biomasa de microalgas fue denominada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) un «superalimento» debido a su alto poder nutritivo.

Por peso seco, el microalga Chlorella marina contiene casi un 60 % de proteínas, lo que la convierte en una de los organismos vegetales con mayor contenido proteico.

Un superalimento rico en fitonutrientes, incluyendo yodolípidos vitales, una combinación de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga y yoduros (LC-PUFA) omega 3 y omega 6, luteína, beta-caroteno y clorofila. En el alga Chlorella marina, también encontramos el factor de crecimiento esencial de la Chlorella («CGF», por sus siglas en inglés). 

Más allá de su impresionante contenido en proteínas, la Chlorella marina también contiene una gran cantidad de complejos y grasas saludables. En el apartado de los micronutrientes es donde la Chlorella marina realmente destaca por cada 100 gramos contiene:

  • 1000 % de nuestra ingesta diaria recomendada (IDR) de vitamina A;
  • 700 % de la IDR de hierro, un 500 % de la IDR de zinc;
  • 250 % de la IDR de riboflavina;
  • 100 % de la IDR de tiamina, niacina, vitamina B6, fósforo, vitamina D y magnesio;
  • 50 % de la IDR de vitaminas C y E, ácido fólico, ácido pantoténico y calcio.

 

 

Factor de crecimiento de Chlorella (CGF)

El CGF es un grupo único de sustancias solo presentes en el núcleo de Chlorella, que representan hasta el 18 % de su peso total. Es muy rico en:

  • Ácidos nucleicos (ARN y ADN);
  • Aminoácidos, péptidos, vitaminas (la mayoría de las cuales son parte del complejo B, como la vitamina B12);
  • Minerales marinos vitales y oligoelementos;
  • Polisacáridos, glicoproteínas y betaglucanos.

El CGF es responsable de la notable capacidad de la Chlorella marina para mejorar y rejuvenecer el cuerpo humano, reparar células y tejidos dañados y estimular el crecimiento de células nuevas y saludables, lo que hace que este organismo sea uno de los alimentos integrales más poderosos. Además, el alto contenido de ácidos nucleicos del CGF tiene la capacidad de ralentizar el proceso de envejecimiento. 

CÓMO LAS MICROALGAS MARINAS BENEFICIAN A NUESTRO ORGANISMO

Se ha demostrado que consumir Chlorella marina beneficia naturalmente al organismo de múltiples maneras. La Chlorella marina:

  • Es un potente agente antioxidante (las microalgas marinas son naturalmente ricas en yodolípidos vitales, una combinación de LC-PUFA y yoduros, el antioxidante más antiguo y poderoso, así como en carotenoides y polifenoles)
  • Sirve de complemento para una función hormonal saludable (el yodo se denomina mineral endocrino porque es importante no solo para la glándula tiroides, sino también para todo el sistema hormonal del cuerpo)
  • Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico
  • Promueve la salud cardiovascular
  • Ayuda a paliar los efectos de la quimioterapia y la radioterapia
  • Regula la presión sanguínea
  • Reduce el colesterol y los niveles de glucemia y actúa como agente desintoxicante (metales pesados y quimiotoxinas).